Envejece conectando con la mujer grandiosa, atemporal y resplandeciente que habita en ti. Graciela Vicario

file.jpg

Envejezco, es una realidad…

Momentazo para sacudirnos y espantar viejas creencias. Para apartar de nosotras la rigidez que nos rodea.

Espacio dorado para sacar a la luz tu esencia y  reconectar con ella. Puedes seguir siendo la protagonista de la historia de tu vida.

Podemos vivir con todo nuestro potencial individual y llevar una vida plenamente realizada, larga y  saludable.

Mírate, reconócete. Hazlo amorosa y respetuosamente.

¿Qué ves? ¡Sacúdete y despierta mujer!

ENVEJECER ES MARAVILLOSO

Evidentemente no podemos cambiar la fecha de nuestro carnet de identidad, pero…

 ¡Podemos cambiar nuestra edad biológica!

 Con ello podemos desmantelar todo un paradigma de lo que se supone que hay que hacer en la vejez.

Sentir que la vida tiene un sentido para nosotras tiene que ver con el amor. Amor hacia nosotras, hacia quiénes somos, hacia quienes nos rodean.

Desarrollar y expresar lo que se encuentra en lo más profundo de nosotras es sin duda una fuente de alegría y bienestar.

Yo viví muchos como guerrera. Conecté mal y tarde conmigo misma, siempre había prioridades. 

Como luchadora la menstruación me molestaba, estaba hasta enfadada con ella porque me “sacaba” días productivos, andaba siempre dolorida, sin comprender que necesitaba parar y atenderme.

Luego apareció una patología y una menopausia quirúrgica y decidí ser una experta en esta etapa. Quería saberlo todo y aprender de mi cuerpo. Y en ese proceso estoy. Me encanta compartir mi  camino con humildad y con la idea de que quizás a alguien pueda serle útil.

Es hora de que esa transformación que vamos observando a través de las décadas ilumine tu rostro, tu vida y la de tus seres queridos.

No son palabrerías, todas sufrimos un gran cambio con el paso de los años.Cambios físicos y emocionales.

 ¡Y a partir de los 50, transmutamos * 😜!

¿Has notado que cada vez tienes menos paciencia para algunas cosas?

¿Qué el pasado se te presenta cada dos por tres?

¿Qué te acuerdas más de tu infancia y también de tus ancestros?

¿Qué ciertos recuerdos de tu infancia y adolescencia aparecen sin llamar?

¡Bienvenida a la madurez!

Es maravilloso poder envejecer..

Eso quiere decir que estamos muy vivas.

Además atesoramos vivencias, experiencia y conocimiento que podemos revertir en la sociedad.Podemos convertirnos en sabias.

Muchas de las mujeres que conozco añora otras etapas de su vida, incluso las idealizan.

Parte de este pensamiento es porque no  han logrado aún conectar con el ahora y sentirse llenas de bienestar con esta etapa de mujer adulta y madura, es decir para entendernos: vieja.

Envejecer en Occidente tiene connotaciones muy negativas y pesimistas, lo que triunfa es la juventud eterna.

Moda, cosmética, anuncios, mundo laboral, familia, nos van dejando obsoletas….¡Y nosotras lo permitimos!

Así que espabila porque sino te llevará la marea.

El cuerpo es sabio y lleva lustros, incluso décadas avisándote de estos cambios.

Envejecer es en realidad una etapa más de nuestra vida.¿No la has visto venir?

Tranquila, es reflejo de cómo vivimos. Sin escuchar nada de lo verdaderamente importante.

¿Hay algo más importante que tú misma?

¿No sería bueno entendernos más, saber qué nos pasa?¿Qué le está pasando a nuestro cuerpo?

Cuando vamos sumando décadas hay una transformación química y física natural, que modifica nuestro cuerpo, y nuestra mente. Por lo tanto hay un cambio en nuestro comportamiento y la forma de relacionarnos con el mundo. 

Cambia nuestra mirada interior y exterior.

La edad adulta la podemos pasar sin consciencia, o, podemos decidir “darnos cuenta” de lo que está pasando y escucharnos.

Decidir exprimir todos los años que te quedan por vivir. De manera plena y consciente.

Hay llamada de la naturaleza en ese cambio. Nos invita a asilarnos del ruido, a marcar nuestra impronta, a alzar nuestra voz, a exorcizar sufrimientos, nos invita a salir del confort adquirido, a romper con lo establecido.

Toma de una vez las riendas de tu vida, plántate a hablar contigo misma muy en serio.

¿Te sientes abrumada por los cambios en tu cuerpo y en tu mente?

¿Has hecho balance de tu vida y no te gusta del todo lo que ves?

¿Quieres mejorar en muchas áreas y se te pasa el tiempo sin pasar a la acción?

¿Te sientes víctima?

¿Continuas repitiendo patrones?

¿Eres demasiado condescendiente y estás cansada?

¿Miras a tu pareja y te replanteas vuestra relación?

¿No te sientes a gusto con algunas relaciones familiares?

¿Observas a tus hijos y no los entiendes?

¿Te sientes pequeña, anulada?

¿Te resistes a salir de tu zona de confort (aunque te enferme)?

¿Sientes que nadie te comprende?

¿Quieres salir corriendo de tu propia vida?. 

¡Crisis a la vista.. y de las gordas!

¡Las crisis son excelentes para empujarnos a cambios!

Cambios por otra parte vitales, en cuanto revisamos nuestro interior. 

¿Te imaginabas por un momento que podría haber tanto dolor sin sanar?

¿Cuánto tiempo postergándote?

¿Cuánta entrega a los demás?

¿Cuánto querer que te quieran?

¿Cuánto esfuerzo para que te aceptarán, te incluyeran, te amaran tal cual eres?

¿Cuánto tiempo al cuidado de todos, menos de ti?

¿Cuánto tiempo apagando fuegos, sin observar tu propio incendio?

¿Cuántas emociones mal gestionadas?

¿Cuántas relaciones sin futuro?

Ahora te explota en la cara la necesidad de reencontrarte con tu esencia. Te da igual lo que opinen los demás. ¡Bravísimo si has llegado a este punto!

El problema quizás es que has llegado exhausta.Tal vez explotaste y saliste corriendo. O vas perdida, sin rumbo.Huyendo de ti misma.

El esfuerzo de haber representado tu vida té dejo agotada.

Esto me resuena mucho. A mi me sostuvieron muchas mujeres queridas en mis desequilibrios emocionales. Con el paso del tiempo he comprendido el porque de mis pésimas actuaciones en mi vida emocional durante muchos años ( un día prometo contarlo).

Pero podemos cambiar, y eso es lo maravilloso.

Descansa, no sufras más. Es verdad que conectar con tu interior exige un trabajo, pero merece la pena. 

Eso sí: Prepárate. 

Las cosas ya no serán igual que antes: ¡Serán mucho mejor! … pero diferentes. 

Es como cuando cualquier pastel te parecía rico hasta que probaste el que te encanta…luego sólo quieres comerte ése.

O cuando has encontrado a un excelente compañero/a de viaje..luego ya no te conformas con otro/a.

Y creo que eso es genial…aunque a veces duela. El dolor en pequeñas dosis es también nuestro motor para salir de una situación.

Pero…mmmm qué pasa si eres de las que se siente orgullosa de decir “yo soy así”.

 Inamovible, estricta, inflexible y poco adaptativa. ¿Qué pasa si no encuentras motivos para ceder ante los cambios?.

Pues permíteme que me sincere contigo: La vida va a seguir. La naturaleza seguirá su curso y tendrás muchas papeletas de envejecer muy mal. Enferma y dependiente.

Si no te escuchas, sino te transformas en alguien que sepa adaptarse y ser flexible, te quedarás sin disfrutar de esta etapa maravillosa.

¿Y, por qué maravillosa?

 Porque estamos vivas, sintiendo, emocionándonos, siendo testigos de lo que hemos creado y de lo que viene nuevo.

Porque como seres humanos estamos aquí para aprender  y trascender.

Y siento decíroslo, pero con o sin nosotras el mundo seguirá girando, y ahí afuera seguirán sucediendo cosas . Cosas que nos nutren como seres humanos. 

Ahí afuera la vida de tus seres queridos seguirá, nadie te va a esperar; pero tú tienes el poder.

¡Tienes el poder de redirigir tu vida!

El cumplir varias décadas en este mundo te da la autoridad para decidir que quieres, cómo lo quieres y cuándo lo quieres.

Sea lo que sea, comentábamos el otro día con una amiga que no todas tenemos o necesitamos formarnos, o estar en las redes, o emprender. Lo que sí que es importante decidir qué quieres e ir a por ello. 

Mantener un propósito en la vida es vital para un envejecimiento sano, saludable y activo. 

Inevitablemente este proceso va acompañado de un “tener que reaprender”.

Cuando tenemos un plan que nos apasiona cambia nuestro metabolismo, y la química de nuestro cuerpo. 

Creamos nuevas conexiones neuronales y merece la pena!.

¿Estás esperando fórmulas mágicas?

 Pues no las tengo pero si quieres te dejo algunas reflexiones, pinceladas de cosas que he ido aprendiendo ame han sido útiles.

Sobre este artículo y sobre mí:

Espero de corazón que te resuene algo de lo que aquí te conté. 

Va desde el corazón y pensando en las mujeres que lo estamos atravesando, y en las que vienen detrás nuestro. También en aquellos hombres que nos acompañan en este proceso. Bienvenida vida, sea cual sea la etapa. 

Está basado en mis propias vivencias y las de mujeres  que han llegado a mi vida. Las que siempre están, las que van y vienen, las que ya se fueron.

Ellas son mi inspiración  en el contenido que voy creando.

Si te resuena comparte o déjame una reseña para que llegue a más mujeres

Recuerda: ¡Crecemos juntas!💙

Si crees que puedo ayudarte y aportar algo no dudes en escribirme.

Te abrazo, Gra

Libros recomendados:

*  Dra. Cristiane Northrup.- autora de muchos libros inspiradores sobre mujeres.

The Wisdom of Menopause (4th Edition): Creating Physical and Emotional Health During the Change (English Edition)

Puedes encontrarme en mis redes sociales.

Si te ha gustado ¡compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *